La dualidad onda-particula, y como la matería es energía y la energía materia


"¿Que son los electrones, que por lo visto gozan simultáneamente de ambas propiedades? En efecto, parece que el electrón presenta las propiedades complementarias de una onda y de una partícula; dos propiedades, mutuamente excluyentes, de la energía y la materia, coexisten-en la misma entidad. He ahí la verdadera esencia del principio de la complementariedad. El electrón no es puramente partícula ni puramente energía, sino que muestra elementos de lo uno y de lo otro.

La dualidad onda/partícula de las «partículas» subatómicas como el electrón refleja la relación energía-matería definida a principios de siglo por Albert Einslein con su famosa relación E = mc2.


Sabemos ahora que la materia y la energía son mutuamente intercambiables, que la una puede convertirse en la otra. Esto significa que no sólo puede convertirse ¡a materia en energía, sino que también debería ser posible convertir la energía en materia. Y aunque los físicos aún no han logrado producir artificialmente dicho fenómeno a gran escala en sus laboratorios, la realidad del hecho ha sido observada y registrada en las fotografías de la cámara de niebla, en instalaciones nucleares experimentales.

Consideremos el ejemplo del fotón de alta energía que se transmuta en dos partículas. En el punto de la conversión de energía en materia, el fotón (un quantum de energía electromagnética, o luminosa) queda frenado y adquiere el carácter de partícula. Es decir, que se aprecian en él algunas de las propiedades alribuibles a la materia (por ejemplo, una masa), pero no sin que retenga algunas de sus características ondulatorias

Podríamos decir que hemos congelado un paquete de luz. Esta partícula de luz congelada podría considerarse como un diminuto patrón de interferencia de un microcósmico campo de energía que ocupa un espacio infinitesimal.

Por otra parte, sabemos que la ilusión macroscópica de la solidez de la materia se desvanece tan pronto como entramos en el mundo subatómico de la física de las partículas, teniendo en cuenta además que el átomo consta de espacio vacío en su mayor parte. Y las minúsculas partículas que orbitan en ese vacío son, en realidad, paquetes de luz congelada. Desde el punto de vista microcósmico, toda materia es luz congelada.

La materia se compone de campos de energía sumamente complejos y orques-tados en una infinitud de planos diferentes, si lo aplicamos a los sistemas vivientes, tenemos que la matriz celular del cuerpo físico puede contemplarse como un complicado patrón energético de interferencia, interpenetrado por el campo bioenergético organizador, que es el cuerpo etéreo. Esta interpretación de la materia como un «campo» energético especializado es una revolución conceptual."

Richard Gerber. "La medicina Energética"



Titulo en Youtube: La materia solo son ondas de luz


3 comentarios:

Santiago Aviles Quevedo

Se llama materia a lo que existe y constituye de modo real y objetivo los cuerpos que generan el espacio inconmensurable.
Lo que se observa es que todo está en movimiento (dinámica) y que en la mayor parte de la materia que se percibe, está la tendencia al reposo (estática). Esto es el punto de partida de este análisis.
Esta observación sugiere la existencia de materia con una de las dos propiedades mencionadas. La dinámica o la estática. Esta es una cuestión crítica ya que determina un cambio drástico en el concepto de lo que existe.
Según esta noción, la materia es no solo la masa, lo que pesa, si también los es, lo que genera el movimiento y es dinámico en todas sus manifestaciones.
Se propone, entonces, que esto que genera el movimiento, es algo a al o que legítimamente se puede llamar materia, una de cuyas propiedades es la energía, que ahora se mide con el trabajo realizado. Un vez que actúa. A esa materia con energía se le llamará MATERIA DINAMICA, en lo sucesivo. Se le concibe como lo que genera las fuerzas dinámicas y vitales de la naturaleza y como responsable o causa de la totalidad de los fenómenos energéticos y vitales, y de la constitución y comportamiento de los seres vivos dinámicos y los no vivos y del fenómeno evolutivo.
De la misma manera, se reconoce a la masa con la materia con inercia, por lo cual se opone al cambio de movimiento y al movimiento mismo. A esta materia con inercia se le llamará MATERIA ESTÁTICA, en lo sucesivo. Se le concibe como lo que genera las fuerzas estáticas y opuestas a la vida en la naturaleza y como responsable o causa de la totalidad de los fenómenos inertes y contrarios a la vida, y de la construcción y comportamiento de los seres antagónicos a la vida, y al fenómeno evolutivo. También posee la propiedad de ser extensa.
La materia dinámica y la materia estática no se crean ni se destruyen.
La radiación electromagnética se considera ser materia preponderantemente dinámica, es decir, puede una porción estítica y la radiación constituida de partículas con masa, contiene la componente estática que proviene de la masa.
La propiedad de generación de reposo es exclusiva de la materia estática. Esta genera el reposo, poniéndose en reposo ella misma e impidiendo el movimiento de aquello que la rodea y que puede retener.
Estas dos últimas propiedades son contradictorias entre si y constituyen la raíz causal de la contradicción universal. No coexisten en el mismo átomo.
Cada átomo posee como atributo o propiedad una u otra de estas dos propiedades.
Esta formulación de las propiedades de la materia se desprende de los principios de conservación, en cuanto que siendo increada la materia, ha sido siempre como lo es actualmente. Es decir, que sus propiedades fundamentales deben tener la calidad de inmutables, o como se menciona en el lenguaje de la Física, son invariantes frente al tiempo y respecto de transformaciones de todo tipo, en caso de que se les describiera con respecto a un marco de referencia. En cambio, en su devenir temporal espacial, su manifestación cambia según el entorno, la circunstancia concreta en que se encuentran los átomos, y el nivel de integración evolutiva que haya alcanzado.
Así la materia tiene dos propiedades fundamentales, la propiedad espacial y la propiedad de general movimiento, la materia dinámica o la propiedad de generar reposo la materia estática. El componente mínimo de la materia, el átomo, no el átomo del elemento químico, resulta ser una entidad impenetrable a muy cortas distancias y penetrable a grandes distancias, es capaz de ejercer fuerzas hacia fuera de sí mismo, y de asociarse con otros átomos bajo ciertas condiciones. Las propiedades dinámica y estática de generar movimiento o reposo respectivamente, son la raíz causal de la esencia o naturaleza de los correspondientes átomos o de la correspondiente materia.
Vázquez-Reyna, Mario (1998). Reflexiones en torno la materia, la energía y la masa. Anexo B. Cd. De México. ISBN 970-91797-1-3

Santiago Aviles Quevedo

Materia.— Elemento increado, universal, que da constitución real y objetiva a todos los seres inorgánicos y orgánicos, sea ó no que ellos hieran nuestros débiles sentidos, ya que nuestros deficientes instrumentos de observación científica puedan ponderarlos, ya que sólo tengamos concepto de ellos por los datos de la inducción lógica, cual sucede con el imponderable eter. El universal elemento está dividido en dos polos: luminoso-dinámico (energía ) y sombrío-estático (masa ). De estas propiedades fundamentales y mecánicas derivan todas las que en múltiples, varías y complexas combinaciones manifiestan todos los seres que actúan en el Cosmos.
Jesús Ceballos Dosamantes, 1897.

Santiago Aviles Quevedo

PROPIEDADES DE LA MATERIA

La materia tiene las siguientes propiedades fundamentales:

Primera. Es indestructible, y existe en cantidad infinita, por lo cual la nada no ha existido, no existe, y no existirá jamás, y se generan las leyes de conservación. El orden universal proviene del carácter inmutable de las propiedades de los componentes primigenios de la materia.

Segunda. La materia es impenetrable a muy cortas distancias. Es y tiene su propio espacio. A distancias grandes los espacios de los átomos son penetrables, siendo campos y se superponen generando el espacio ordinario, el cual es, como se dice, propiedad de la materia, y no puede estar vacío, ya que él mismo es materia.

Tercera. La Materia está compuesta de átomos . Los componentes atómicos de la Materia poseen la energía o la inercia, son heterogéneos entre sí, y el carácter de la heterogeneidad es energético o inercial, por ello se generan el movimiento y la oposición a él, la tendencia al reposo, universales, y la diversidad universal.

Cuarta. En virtud de su energía o inercia, los átomos de materia con energía y los átomos de materia con inercia son contradictorios entre ellos, aplican fuerzas hacia fuera de sí mismos y por ello se hacen ponderables. Estos átomos son componentes de los átomos, así llamados, de los elementos químicos.

Quinta. Se asocian los átomos entre sí por su energía, o por su inercia, es decir, se integran entre sí los de la misma esencia, y por su asociación, de los que se mueven, los de la esencia dinámica, generan el movimiento universal, la vida, el proceso universal de integración evolutiva y la diversidad universal, y los de la esencia estática, que se oponen a la vida, generan la gravedad y lo inerte e intentan detener el progreso tendiendo al reposo, sin tregua.

Sexta. La existencia y forma de ser de la materia no dependen de que algún Ser la observe, es decir, existe por sí misma y es, y tiene por ello carácter objetivo.

Séptima. Es cognoscible por sí misma siendo un ser integrado. Y, se reitera, genera el conocimiento de sí misma, por si misma.

Octava. Sus propiedades le son inmanentes, esto es, la constituyen, y no fueron creadas.

Novena. La vida es propiedad de la materia dinámica. Esta propiedad se manifiesta como vida orgánica cuando una entidad dinámica alcanza cierto nivel de integración evolutiva, el de las algas, por ejemplo, en las cuales el fenómeno de la individuación aparece por primera vez en la historia del proceso de integración evolutiva. Y mucho después, a su debido tiempo, aparece la conciencia en los seres que alcanzaron el último nivel de integración evolutiva, logrado hasta la fecha.

Vázquez-Reyna, Mario (2008). Teoría general de la Materia. Ciudad de México.

Publicar un comentario